Qué hacer con los muebles viejos luego de una mudanza

Qué hacer con los muebles viejos luego de una mudanza

Qué hacer con los muebles viejos luego de una mudanza 15 May

¿Te preguntaste alguna vez qué se puede hacer con aquellos muebles que ya no te entran en tu nuevo hogar luego de la mudanza?

En este artículo te vamos a dar distintas opciones para que puedas elegir la que creas más conveniente para vos y que puedas vivir una mudanza óptima.

Es una brillante idea utilizar la mudanza como una excusa para organizar finalmente tu hogar entero. Re ubicar el mobiliario y descartar aquellos objetos, ropas y libros que ya sólo ocupan espacio.

Cuando vivimos mucho tiempo en el mismo lugar tendemos a acumular cosas y a desarrollar nuevos espacios para seguir y seguir acumulando, pero el momento de una mudanza puede ser utilizado con un fin más que positivo.

El momento de la mudanza puede ser origen de un período de orden extremo.

Lo ideal es saber, desde el momento que comienza la mudanza, cuáles son los objetos y muebles viejos  que ya no vamos a necesitar en nuestro nuevo hogar, de esta manera te ahorras el traslado del mismo y la incomodidad de tenerlo en el medio del paso porque en realidad no tiene asignado ningún espacio.

¿Qué puedo hacer con los muebles viejos que ya no quiero durante la mudanza?

En primer lugar una opción es reciclarlos, a veces, luego de una renovación con pintura y acabado en pátina, por ejemplo una una vieja mesa de máquina de coser, vuelve a tomar vida. Este mueble viejo puede convertirse en una mesita de rincón donde colocar lámpara o adornos y renovar el ambiente.

Pero si realmente sientes que no tienes lugar para ubicar todos los muebles viejos, la otra opción es darlas a préstamo. Dar a préstamo a amigos o familiares los muebles viejos que no te entran en tu nuevo hogar pero que no quieres dejar de tener, sirve para soltar el mueble sin sentirse que en realidad lo estás perdiendo.

¿Te animás a regalar los muebles viejos?

Si sos de aquellas personas más relajadas que les gusta renovarse y cambiar y no se aferran a lo material, lo ideal es regalar los muebles viejos, y por que no los no tan viejos también.

Muchos son de la teoría que cuanto más das más vuelve, que la vida es un ciclo y que si ya no te gusta, o no tiene designado un lugar la casa en la que te mudaste, bueno entonces, a otra cosa mariposa.

Aprender a desprenderse de lo material a veces cuesta, pero si se trata de un mueble viejo en un nuevo hogar, podemos liberarnos de él con la excusa de que a una casa nueva sólo entran muebles nuevos, por lo tanto, se deben dejar los viejos atrás con la mudanza.

Otra opción es guardar los muebles viejos en en espacios de alquiler guardamuebles.

Esto sirve para aquellos que creen que en algún momento van a necesitar los muebles viejos o simplemente necesitan guardarlos por un tiempo hasta agrandar algún espacio del hogar o terminar de hacer arreglos.